top of page
  • Foto del escritorOST Abogados

ABC del registro marcario

¿Para qué sirve registrar una marca y cómo se hace?



¿Qué es y para qué se registra una marca?

Una marca es un signo distintivo que sirve para identificar los productos o servicios de un competidor en el mercado. Es un activo patrimonial invaluable dentro de una empresa, por lo que es muy importante su adecuada protección legal. Cuando se registra una marca, se establece una propiedad legal sobre ella, con el derecho exclusivo a utilizarla. Esto previene factores como la competencia desleal, la inducción a error del consumidor y la usurpación de marcas, así como permite que los consumidores puedan identificar el producto o servicio de manera fácil e inequívoca.


¿Ante quién se registra una marca?

La entidad ante la cual se realiza el trámite para el registro de las marcas es la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), entidad competente para conceder derechos sobre los bienes de Propiedad industrial, como las marcas, los lemas, los nombres y las enseñas comerciales. Para realizar el trámite, es necesario escoger un signo que se considere como un buen identificador para los productos o servicios que se pretendan proteger.


¿Qué debo tener en cuenta para registrar una marca?

Para empezar con el registro marcario es importante que la marca a registrar no sea genérica, descriptiva y/o engañosa y que sea fácilmente identificable, diferenciable de las demás. Posteriormente debe hacerse un análisis de la clase de productos o servicios que identificarán la marca. Para ello, se debe verificar la denominada Clasificación de Niza, para establecer qué tipo de productos o servicios ofrecerá la marca y a qué clase corresponderán. Se puede solicitar desde una clase hasta cuarenta y cinco de ellas. Estas pueden verificarse en el siguiente link: http://www.oami.europa.eu/ec2/


¿Cuáles son los tipos de marcas?

Posteriormente se recomienda consultar los antecedentes marcarios, es decir, realizar una búsqueda en la base de datos de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) para obtener una lista de antecedentes marcarios similares a los buscados, para después seleccionar los tipos de marcas a registrar. Entre el tipo de marcas más comunes están las (i) nominativas, las cuales hacen referencia a la representación de los productos o servicios a través de letras, dígitos, números, palabras, frases o combinaciones entre estas, las (ii) figurativas, integradas solo por una figura o un signo visual, y las (iii) mixtas, consistentes en una combinación de uno o varios elementos denominativos o verbales y uno o varios elementos gráficos, tridimensionales o de color. Sin embargo, existen otros tipos de marcas menos utilizadas, como las tridimensionales, las cuales consisten en la forma de los productos o sus empaques y las sonoras, integradas por una melodía o un sonido asociado con el producto o servicio.


¿Cómo se registra una marca?

Por último, se debe diligenciar el formulario, ya sea en la página de la SIPI (La Oficina Virtual de Propiedad Industrial), o de manera presencial en la Superintendencia de Industria y Comercio. Para el primero de los pasos, es necesario tener una cuenta inscrita en la plataforma para realizar el procedimiento. Una vez diligenciada la solicitud de registro de marca se debe pagar la tasa oficial, la cual es fijada anualmente mediante una resolución de la Superintendencia de Industria y Comercio. Una vez realizada la solicitud, se debe hacer un seguimiento del trámite de registro marcario ingresando a la página SIPI.


¿Dónde se protege la marca?

Es importante resaltar que, si al momento de radicar la solicitud esta contiene toda la información que establece el artículo 140 de la Decisión 486, se obtiene automáticamente la fecha de presentación, estableciendo la prioridad sobre la marca y se adquiere su protección por diez años renovables a petición de parte de manera indefinida. El registro de la marca no se hace extensivo a otros países, es decir, está limitado al país en el cual se otorgó. Sin embargo, existen una serie de convenios o tratados internacionales los cuales establecen que se puede impedir el registro de una marca en un territorio diferente al territorio en el que está registrado si se parece o es idéntica a otra.


Conclusión

Una marca es un activo monetizable de una compañía o persona, por lo que su registro otorga además de una protección, un derecho y un valor, no solo económico sino de distintividad en el mercado. Por lo expuestos, el registro de una marca se convierte en un elemento importante para una compañía, pues además de otorgarle derechos, le genera un activo sujeto de protección.

Commentaires


bottom of page